Historias de viajes de un cosmopolita

Turismo-Las-historias-deCon una visión particular de la vida, el chef Tomás Olivera nos cuenta de las ventajas de viajar y experimentar un destino a través de sus sabores y su gente.

Destacado entre los mejores del país, el inquieto y alegre chef detrás de la producción gastronómica de Master Chef Chile, ha sido un viajero incansable. Desde su Valparaíso natal, Tomás Olivera ha recorrido el mundo conociendo y saboreando diferentes culturas, alcanzando experiencias únicas y de gran crecimiento.

“Poder desarrollar tu profesión desde aspectos diferentes a los tradicionales es muy interesante. Más en televisión, como me sucede con Master Chef, que es un programa muy masivo: allí tengo a cargo la generación de contenidos, lo que ha sido una gran experiencia. También he tenido que ser juez, pero siendo yo mismo –claro que más serio porque soy muy bueno para reír– y no siendo un personaje, sino entregando mí esencia. Eso la audiencia lo percibe, y ha sido muy gratificante y de un crecimiento bastante significativo”, explicó.

¿Qué han significado los viajes en tu carrera?

Me siento bendecido y afortunado porque nunca pensé que a través de mi profesión iba a conseguir todo lo que he logrado, menos aún viajar de la manera en que lo he hecho. La cocina me ha llevado prácticamente a conocer todo el mundo, pendientes tengo Oceanía e India, pero sí he visitado las grandes capitales mundiales.

Recuerdo que cuando comencé a viajar iba a lo mío y nada más. Te esfuerzas por entregar lo mejor de ti en tu trabajo pero dejas de lado cosas importantes como salir y ver qué hay detrás de la puerta. Entonces, los primeros dos o tres viajes me dedique a trabajar y con suerte conocí un centro comercial cuando fui a comprar regalos. Después me di cuenta de que no debía ser así, que hay que dedicar un espacio para conocer porque los viajes te permiten crecer en todo sentido. En mi caso, como cocinero, la teoría y la técnica se pueden aprender de memoria, pero los sabores que vas probando y quedan grabados en tu mente van formando la paleta que te permitirá crear tus propios platos, y eso lo adquieres solamente experimentando.

¿Qué has ganado?

Los viajes me han permitido descubrir sabores, olores, colores, formas de ver la cocina y, por ende, entender a las personas de un lugar determinado. En este ir y venir me he dado cuenta de que somos muy rudos con nuestra gastronomía y con el entorno, la crítica permanente es que acá hacemos o no desarrollamos tal o cual cosa. En todas partes hay falencias y está la misma crítica de la gente con el rubro.

También en estos años me he dado cuenta de que tenemos una riqueza enorme, que no notamos hasta salir fuera de Chile. En definitiva, los viajes te hacen poner en perspectiva tu mundo. Hace mucho tiempo un chef me dijo: “Compra libros y viaja porque la experiencia se gana caminando, entrando a cuanto lugar sea posible y compartiendo con la gente”.

Así lo he hecho. Recuerdo que después de un viaje a China me preguntaban qué había comido y la verdad hubo platos que nunca supe qué eran. No habló su idioma, pero me comunicaba con gestos, entonces caminando me encontraba con un carrito y pedía de todo para probar y ver de qué se trataba. Ese tipo de conocimiento solo se experimenta en los viajes.

¿Cuáles son tus Top Cinco internacionales?

Vamos por ellos. En quinto lugar voy a decir Estados Unidos en general. Tenía más expectativas. Es muy cosmopolita y a veces demasiado plástico. El cuarto lugar es para Europa en general, el Viejo Continente es increíble. Hace poco estuve en Suecia y me sorprendió el lado escandinavo.

En tercer lugar está Buenos Aires. Es una ciudad alucinante y desde hace por lo menos 10 años ha tenido una revolución gastronómica impresionante. Ya no es solo comer pastas, pizzas y asados, sino que hay una amplia variedad de opciones, así como de restaurantes –pero de esos del día a día, no de mantel largo, que son los que más me gustan–.
Turismo-ShangaiShanghái es mi segundo lugar, casi peleando con el primero. Para mí esta ciudad es increíble. Descubrí Shanghái por primera vez en 2008, y si me hubieran ofrecido un trabajo me hubiera quedado sin pensarlo. Hace dos años estuve allá nuevamente y me volvió a impactar como la primera vez, es una ciudad alucinante. Si lo piensas, es una urbe capitalista en una sociedad comunista, donde todas las marcas están presentes. Es tan cosmopolita que perfectamente puede ser Nueva York o Madrid, es realmente impresionante.

Mi primer lugar por lejos, de la vida, profesional y en todo sentido, hasta el momento porque no sé si conoceré otra ciudad que me guste tanto, es Barcelona. No sé si me hubiera ido a trabajar como lo pensé con Shanghái, pero sí está por sobre todas las demás.

¿Qué te atrajo de Barcelona?

Turismo-BarcelonaEs alucinante, además es una ciudad amable y caminable. Tiene bohemia, puedes salir a cualquier hora y conversar con la gente, aunque dicen que los catalanes son un poco cerrados como los franceses, pero no tuve ese problema sino todo lo contrario, todos los que me encontré fueron muy buena onda. La ciudad también es muy cosmopolita y eso se agradece. A mí me gusta que sea así y no me refiero solo al tema de que la ciudad alberga muchas nacionalidades, sino también al tema social y cultural, porque al hablar con personas de diferentes estratos o ambientes vas aprendiendo y te vas enriqueciendo. Esa es una riqueza invaluable.

¿Qué pasa con Chile? ¿Cuáles son tus favoritos?

Desde hace un par de años, y muy por el contrario al común de la gente, me he vuelto fanático del norte. Pasó que una vez fui a grabar Recomiendo Chile a San Pedro de Atacama: iba sin muchas expectativas pero cuando descubrí todo lo que hay allá me volví loco. Después estuve en Iquique, donde no había ido desde chico; Antofagasta, La Serena, Coquimbo y cuanta caleta o pueblito costero hay. Así te das cuenta de que hay una gran riqueza. La gente no va porque piensa que el desierto es feo y está completamente equivocada, hay que descubrirlo. El sur también tiene su encanto, vas pasando por las ciudades y notas los cambios cada dos minutos: hay diferentes verdes, los animales, es totalmente opuesto y cautivante.

Actualmente Tomás sigue a cargo de la dirección del área gastronómica de Master Chef de Canal 13. En las próximas semanas lanzará su segundo libro, “La receta de mi vida”, una biografía gastronómica que incluye momentos y recetas desde su niñez. “Es un libro donde voy contando mi historia desde niño, no con mucho texto pero sí con las recetas que me marcaron. Es un proyecto muy lindo y muy personal, donde tomo recetas de nuestra cocina tradicional. Quien lo tenga podrá realizar esos platos que nos identifican”, explicó Olivera.

Entre los planes para 2017, luego de terminado Master Chef, espera regresar a “los fuegos” con un restaurante más íntimo y cercano a las tradiciones chilenas: “Algo que tenga mi espíritu”, aseguró.

BIOGRAFÍA

Tomás Olivera nació en Valparaíso. Estudio gastronomía en el Inacap Viña del Mar. En su carrera ha experimentado en diferentes aéreas gastronómicas que le han brindado una destacada carrera profesional.

A lo largo de ella, a título personal ha logrado importantes galardones, entre ellos el Premio Bicentenario en 2010 por el aporte a la cocina chilena; mientras que ha llevado a sus restaurantes a ser considerados como los mejores del país en diferentes premiaciones.

Agradecemos a nuestra Fuente: Viajando

* (Otros artículos de interés puedes encontrar en “Turismo”)

Comparte este artículo en tus redes sociales !!!

 

Newsletter
Redes Sociales
Categorías