El nuevo estatus de los solteros

Solteros_Nuevo_StatusAntes era un término peyorativo para referirse a los relegados, los raros, a quienes ‘se les pasó el tren’, pero hoy los solteros han alcanzado un nuevo estatus amparados en la fuerza del consumo en un mundo que, al revés que en los tiempos oscuros de la soltería, comienza a adaptarse a ellos.

El último producto estrella de Netflix es Love, una serie creada por Judd Apatow, el responsable de Virgen a los 40 y uno de los nombres esenciales de la nueva comedia norteamericana, que trata sobre su tema favorito: las relaciones en tiempos en que pocos mantienen relaciones. La serie muestra la vida de un par de solteros en Los Ángeles y, con sus matices, se emparenta a Girls (también de Apatow) y Master of None, la mejor comedia del 2015 según The New York Times, porque al igual que todas ellas ahondan en la vida de solteros, treintañeros, que en una época llena de comodidades no están apurados por formalizar sus relaciones, casarse y, menos todavía, tener hijos.

Es que los solteros están de moda. Algo que reflejó nuestro nuevo cronista de cabecera –Netflix- cuando garantizó la segunda temporada de Love antes de estrenar la primera. El único antecedente de esto era House of Cards, la exitosa serie sobre otro de los grandes temas de nuestra época: la corrupción de los políticos y poderosos.

Solteros_Nuevo_Status2En Chile, el fenómeno se ha reflejado en el exitoso –ya tiene segunda parte- Diario de un Solo, historieta de la ilustradora Catalina Bu, que cuenta la vida de un joven que no está muy interesado en la vida social y no se separa de su Smartphone. Otro ejemplo es el libro Relatos de una Mujer Borracha, firmado bajo el seudónimo de Martina Cañas, que lidera la lista de libros de no ficción más vendidos del ranking de La Tercera desde febrero. El fenómeno partió como una página de Facebook donde se hablaba sobre esta mujer, sus borracheras y relaciones, todo en un mundo de soltería eterna que ha vendido más de 11 mil ejemplares.

“Me parece bien que la producción cultural hable de esto, porque hay mucho miedo a estar solo. Venimos de una cultura donde si cumples una cierta edad empiezas a temerle y es súper terrible, porque no es tan malo estar solo y disfrutar de la soledad. Se han idealizado las relaciones humanas y el amor en torno a la pareja estable y la convivencia, al amor por siempre”, dice Catalina Bu.

En Estados Unidos, la escritora Rebecca Traister, autora del libro All the Single Ladies, escribió un reportaje en laNew York Magazine en el que afirma que “las mujeres solteras son hoy la fuerza política más potente de América” y destaca que en ese país sólo un quinto de las menores de 29 años están casadas, lo que ha obligado a los aspirantes a la Casa Blanca a incluir temáticas de las que nunca habían hablado.

Esas solteras no se parecen a las del estereotipo que mostraba Bridget Jones, quien desesperadamente buscaba un hombre con quien asentarse. “Creo que cambió la connotación de ser soltero. Antes se hablaba del solterón o la solterona, algo que ya no pasa”, dice Herminia Gonzálvez, directora del Centro de Investigaciones Socioculturales (Cisoc) de la Universidad Alberto Hurtado. Mientras que Juan Carlos Oyanedel, director de la fundación Centro de Estudios Cuantitativos, cree que “hay una transformación cultural completa que te permite pensarte solo, algo que no existía hace 20 años. En esa época ser soltero era para que dijeran: ‘Este tipo es gay’”.

Un tema recurrente de la serie Master of None son las facilidades que entrega esta época a la soltería. “Hay más herramientas para estar solo, como el acceso a películas, música o un montón de cosas que te pueden acompañar. Además, otro factor importante es que estamos más exigentes, como dice Aziz Ansari”, dice Bu, en referencia al creador, director, productor ejecutivo, guionista y protagonista de Master of None.

Solteros_Nuevo_Status3

Dónde están 

“El Censo 2012 lo echaron a perder los solteros”, afirma Juan Carlos Oyanedel, quien hasta 2010 fue el jefe técnico del censo. Según el sociólogo, el diseño del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), que apostó por ocupar varios días para encuestar a una población que siguió haciendo su vida normal, en lugar del modelo antiguo que detenía Chile por una jornada y todos se quedaban en la casa, se tradujo en que los entrevistadores no encontraron a los miembros de este grupo durante los dos meses que duró la recolección de datos. “¿Quiénes son los que más se mueven? Los solteros, por eso si hay una población subrepresentada en el Censo 2012 son ellos”, explica el sociólogo.

No es raro que su ausencia se notara. Un análisis de José Olavarría, investigador en temas de género de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, con datos de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional, Casen, mostró que entre 1990 y 2011 la cantidad de jefes de hogar chilenos que se declaran solteros –o sea, ni casados ni convivientes, ni divorciados ni viudos- aumentó de 211 mil a cerca de 750 mil. De estos, 526 mil son mujeres y 230 mil, hombres. “Esto es creciente, porque la proporción va subiendo y es probable que en pocos años más sean alrededor de un millón”, explica Olavarría. Además, según la Ocde, Chile es junto a Corea del Sur el país de la organización con mayor cantidad de solteros.

Los datos también muestran que la edad en que la gente se casa se ha retrasado. Según el Censo 2002, en ese entonces “la edad media al contraer el primer matrimonio” en Chile era a los 27,7 años en hombres y los 24,6, en mujeres. Para 2013, con datos de las estadísticas vitales de ese año -las últimas públicadas por el INE- era a los 30,4 años, en hombres, y 28,5 años, en mujeres.

Para Oyanedel, en la explosión de los solteros fue clave la firma de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (Loce), en 1990. Esta significó un aumento en la cobertura de estudiantes de educación superior desde un 13 por ciento, en 1990, hasta un 30 por ciento, en 2009. “Esa expansión se dio principalmente en un segmento: las mujeres de nivel socioeconómico medio-alto”, dice.

Hay especialistas que afirman que ellas son las principales responsables del aumento de la soltería. “Hoy, establecer una relación no es una decisión fácil para ellas. Tienen más expectativas, a los 25 años piensan en trabajar, acumular algo de capital o recorrer el mundo”, dice Teresa Maffei, socióloga del Departamento de Estudios de Mideplan. La desigual distribución de tareas domésticas en los hogares chilenos, donde ellas terminan haciéndose cargo de la mayoría de las labores, es otro factor. “Es algo que las mujeres toman en cuenta a la hora de constituir pareja”, dice Maffei.

Desde 2008, las mujeres superan a los hombres en la cantidad de matrículas en carreras de pregrado y hoy en estudios de postítulos los duplican -16.521 contra 7.481-. Algo que en términos de emparejamiento puede no ser tan buena noticia. “Se sabe que en la medida en que aumenta el nivel educacional de las mujeres tienen más probabilidades de quedarse solteras. Los hombres, en general, se casan con personas de igual o menor nivel educacional. Entonces, una mujer con doctorado que sale a estudiar afuera y vuelve tiene menos posibilidades”, dice Pilar Wiegand, académica del Instituto de Sociología de la UC.

Solteros_Nuevo_Status4

El poder del consumo

El 11 de noviembre de 1993 se empezó a celebrar en China el Día de los Solteros. La fecha –“el 11 del 11”- no era casual y apuntaba a la individualidad del uno, en una celebración que era un gran carrete universitario. Con los años, la festividad superó los límites del campus y hoy también se realiza en otros países, como Japón y Corea del Sur, y en 2015 se tradujo en más de 14 millones de dólares en compras en estos tres países asiáticos. Es decir, en autorregalos.

En Chile, la capacidad de compra de los solteros no tiene su día oficial, pero se siente. “Los supermercados se han tenido que adaptar especialmente con la venta de productos ‘uniformato’ que antes eran muy difíciles de encontrar, como el rollo de papel higiénico unitario o cajas de huevos de dos unidades”, dice José Miguel Ventura, gerente comercial & marketing de GfK Adimark.

El investigador agrega que la existencia de los “solos” se ha notado en los restoranes, la comida preparada y el delivery. David Mora lleva más de 30 años trabajando como garzón en el Lomit’s de Providencia, y dice que hoy llegan más personas solas  a comer. “Son el doble de las que había antes. Llegan y se sientan en la barra”, explica Mora.

En GfK Adimark agregan que otro de los ámbitos de los solteros son los viajes. “La mayor disponibilidad de dinero y menos ‘ataduras’ o compromisos los hacen un segmento ideal para reaccionar con rapidez a buenas promociones u ‘ofertas de último minuto’”, dice Ventura. En la agencia Cocha señalan que desde hace cinco años que los sienten con más fuerza: “Profesionales sin hijos y con poder adquisitivo, que invierten tiempo y dinero en viajar a su gusto y sin mayor compañía que su teléfono y su iPad”, detalla Antonia Arias, gerenta de marketing de Cocha.

Ventura explica que los solteros también influyen en mercados como el tecnológico y el auge de las aplicaciones para buscar pareja, como Tinder.

Alfonso de los Reyes, gerente de investigación en Euromonitor International, dice que los solteros en Chile están separados en tres grupos: el primero es el más exitoso, educado y de altos ingresos. Gente que vive en barrios de remodelación urbana y conoce los últimos restoranes y actividades culturales de moda. “Es el (grupo) más fuerte en términos de percepción, pero paradójicamente representa menos del uno por ciento de la población”, dice De los Reyes. A ellos lo sigue un grupo de solteros de menores ingresos, mayores deudas y que vive en barrios que se acogen a subsidios urbanos. Ellos replican al segmento anterior en términos de consumo, pero buscando opciones más económicas. “Aspiran tener un consumo tal y como el primer grupo, sin embargo, están limitados por ingresos, educación y redes de contacto. Este segundo grupo es más dependiente, menos libre y más cercano a la familia”, dice el gerente de Euromonitor. Por último, está el segmento más relegado y masivo de solteros, el que vive en barrios periféricos, consume productos baratos y está desconectado de las tendencias mundiales. “Enfoca sus esfuerzos en la ayuda para su grupo familiar y se diferencian enormemente del primer grupo, que se concentra principalmente en la satisfacción de un individuo”,  explica De los Reyes.

Otra expresión de los solteros es el mercado inmobiliario, el que en los últimos años se ha adaptado a la gran cantidad de personas que viven solas. Según un cálculo hecho con la encuesta Casen por Pilar Wiegand, del Instituto de Sociología de la UC, los solteros –nuevamente ni casados ni convivientes, ni divorciados ni viudos- que viven solos pasaron de ser poco más de 79 mil en 1990 a 308 mil, en 2013. Alrededor de la mitad de ellos son hombres y 142 mil, mujeres.

Según datos de Euromonitor, Chile es el país de Latinoamérica donde más aumentaron porcentualmente los hogares unipersonales entre 2010 y 2015.

Oyanedel explica que si entre los 30 y 50 se construían casas grandes, pensando en la familia extendida, en los 80 se pasó a los clásicos DFL2 con tres piezas y 70 m2, y hoy lo que más se ven son los funcionales departamentos de no más de 40 m2. “¿Qué dice eso de la familia nuclear? Que cambió”.

Francisca León, subgerenta de Research de la inmobiliaria Almagro, afirma que según un estudio hecho entre sus clientes, el 41 por ciento de los solteros que cotizan con ellos está buscando un departamento para vivir solo. Se trata de personas de hasta 39 años de edad -53 por ciento son hombres y 47 por ciento, mujeres- que quieren independizarse comprando su primera propiedad, pero para vivir ahí poco tiempo: entre tres y cuatro años. Claudia Zapata, gerenta comercial de Paz Corp, explica que los solteros buscan departamentos que estén bien ubicados, idealmente cerca del Metro, y conectados a buenas vías de acceso y servicios. Un segmento que para Andrés Kuppermann, subgerente comercial de Ralei Grupo Inmobiliario, “se ha convertido en el producto más apetecido por los inversionistas, por su alta demanda y menor costo”.

Pero aunque viven solos y aún no forman su propia familia, este grupo sigue siendo parte de las dinámicas de sus familias de origen. Así aparece en los estudios de Herminia Gonzálvez en la Universidad Alberto Hurtado. La investigadora cuenta que instancias como el almuerzo del domingo son muy importantes, ya que los hace seguir sintiéndose parte de ese núcleo. “En un estudio a los solteros que viven solos se les preguntaba: ‘¿Quién es tu familia?’, y ellos terminaban incluyendo al papá, la mamá o la hermana, aunque no vivan con ellos”, explica.

Solteros_Nuevo_Status5

El futuro de los solteros

Aunque este aumento de la gente sola deja una interrogante: ¿Quiénes sostendrán las ya preocupantes tasas de natalidad chilenas? Los especialistas creen que no será fácil que haya políticas públicas dirigidas específicamente a ellos -como incentivos para motivarlos a tener hijos-, en parte porque para este tipo de cosas lo público acostumbra reaccionar tarde. “El comercio, por ejemplo, es mucho más rápido para enfrentar los cambios demográficos que las políticas públicas”, dice Wiegand. Mientras que desde Mideplan, Maffei explica que “es difícil que el Estado trabaje con los solteros como categoría. Las políticas públicas pueden trabajar para grupos etarios, de pobreza, de empleo, pero para un soltero -que puede ser un proletario de Bajos de Mena o un cuico de Vitacura- es difícil, porque tienes de todo”.

Oyanedel cree que si en Chile se creara algún subsidio para impulsar la natalidad pasaría algo parecido a lo que ha ocurrido en países como España, donde fueron utilizados masivamente. “El caso español probó que no cambia la cantidad de hijos que tienen las mujeres, sino cuándo los tienen. Ellas no piensan en no tener hijos, sino que buscan consolidar sus carreras profesionales antes. Eso significa que en vez de tener los hijos a los 23, los tienen a los 28, pero los tienen igual y en la misma cantidad”, dice el sociólogo.

Aunque, de todas maneras, el especialista es escéptico de que los actuales solteros vayan a mantenerse así para siempre. “Todavía en Chile se busca consolidar la carrera profesional con la lógica de formar una familia, no existe el patrón de seguirla hasta el final. La soltería es un trance. Nadie quiere vivir eternamente solo”, remata Oyanedel.

Agradecemos a nuestra Fuentewww.latercera.com

 

* (Otros artículos de interés puedes encontrar en “Solteros y Solteras”)

Comparte este artículo en tus redes sociales :)

Newsletter
Redes Sociales
Categorías